lunes, 26 de diciembre de 2011

Centenario Nino Rota


Hola a todos:

El pasado sábado 3 de diciembre se conmemoraron cien años del nacimiento de uno de los grandes compositores de bandas sonoras, el italiano Nino Rota. Recordado por haber creado la música para leyendas del cine italiano como Federico Fellini, Luchino Visconti, Franco Zeffirelli y el estadounidense de ascendencia italiana Francis Ford Coppola, Rota tuvo una carrera exitosa y prolífica a lo largo de casi medio siglo, tiempo durante el cual  musicalizó aproximadamente 150 películas. Con motivo de la conmemoración del primer centenario del natalicio de este célebre compositor, dedicamos un ciclo de dos programas, emitidos los días 4 y 11 de diciembre, a hacer un recorrido por su vida y escuchamos una selección de temas de sus obras más recordadas.

Giovanni Rota nació el 3 de diciembre de 1911 en Milán, Italia, en el seno de una familia de clase alta, educada en música. Rota, cuyo nombre artístico era Nino, inició sus estudios musicales de la mano maestros como Alfredo Casella e Ildebrando Pizzetti. Desde temprana edad, Nino mostró su talento y don para la música y llegó a ser comparado con Mozart. Su primer oratorio fue interpretado en Milán y París en 1923, cuando tenía tan solo 11 años, y tres años después se estrenó su primera ópera, titulada Il principe porcaro. No cabía duda alguna de que Nino Rota era un niño prodigio con un futuro promisorio.

A la par con su prematura incursión en el mundo de la música y el reconocimiento obtenido, Rota continuó con sus estudios en el conservatorio de Santa Cecilia de Milán. Tiempo después obtuvo una beca en el Curtis Institute of Music de Filadelfía, en Estados Unidos, en donde estudió entre 1930 y 1932, y volvió a Italia para cursar una licenciatura en Literatura. Mientras se formaba y cultivaba sus conocimientos, Nino continuó su carrera como compositor y en su repertorio se encontraban obras de varios géneros de música clásica como óperas, obras sacras, música de cámara, concertista, sinfónica y de ballet.

Pero fue en los años 40 cuando el compositor inició su carrera en el mundo de la música para cine. Durante dicha década, Rota compuso más de 30 bandas sonoras y conoció a su más importante socio, el célebre director Federico Fellini, uno de los más importantes cineastas de la historia del séptimo arte. La sociedad formada por Fellini y Rota está al mismo nivel de otras entre directores y compositores, como por ejemplo las de sus paisanos Ennio Morricone y Sergio Leone, Bernard Hermann y Alfred Hitchcock, Danny Elfman y Tim Burton y, como no, la de Steven Spielberg y John Williams.

La primera película en la que trabajaron Rota y Fellini fue El Jeque Blanco, cinta estrenada en 1952, pero La Strada fue el primer gran clásico que los dio a conocer, película que llegó a las salas de cine en 1954. La película narra la tragedia de Zampanó, un hombre que trabajaba en un circo, encarnado por Anthony Quinn, y su ayudante Gelsomina, interpretada por la mujer de Fellini, la actriz Giulietta Masina. Nino Rota creó una partitura radiante para esta película y su tema central fue utilizado a nivel diegético, pues los protagonistas lo interpretan en un violín y una trompeta a lo largo del metraje.

La Strada obtuvo más de 50 premios a nivel internacional, incluyendo el Óscar en la categoría de Mejor Película Extranjera, en 1957. De esa forma, los productores Dino de Laurentiis y Carlo Ponti, el director Federico Fellini y el compositor Nino Rota se dieron a conocer fuera del continente europeo.

En 1956 se estrenó la película Guerra y Paz, una superproducción basada en la novela del ruso León Tolstói, dirigida por King Vidor, y protagonizada por la legendaria Audrey Hepburn y Henry Fonda. Rota creó una excelente partitura en la que aplicó su amplia experiencia en composición de música clásica y mostró su estilo característico, claramente enmarcado dentro del romanticismo. 

Un año después Rota aportó la música para Las noches de Cabiria, producción de Federico Fellini, protagonizada por su esposa, Giulietta Masina, quien interpretó a Cabiria, una prostituta de la zona de Ostia en Roma, la capital italiana. La música juega un papel importante dentro del argumento de la película y guarda relación con el personaje principal, pues los temas expresan los sentimientos de esta mujer que ve en cada uno de sus clientes a un posible príncipe azul que le pueda ofrecer una vida distinta. Dicha producción marcó la ruptura entre las primeras producciones de Fellini de los años 50, de tipo neorrealista, con las de su posterior período simbolista, el cual inició con La Dolce Vita, clásica cinta estrenada en 1960 en la que Fellini hizo una sátira sobre la superficialidad de la Roma de esa época.

Estructurada en varios episodios, esta densa, compleja, pero fascinante película, es protagonizada por un periodista de prensa amarillista, Marcello Rubini, quien sufre de depresión por su vida profesional y amorosa. Una de las escenas más recordadas y sensuales en la historia del séptimo arte aparece en este filme. Nos referimos a la secuencia en la que la voluptuosa actriz sueca Anita Ekberg se baña en la Fontana de Trevi. La Dolce Vita se llevó la Palma de Oro en el Festival de Cannes, así como un premio Oscar en la categoría de Mejor Diseño de Vestuario, para película en blanco y negro. Nino Rota escribió una partitura inspirada en el jazz y blues, ya que Fellini deseaba que la música reforzara esa visión trivial de la Roma de mediados del siglo XX.

Otro de los directores con los que trabajó Nino Rota fue Luchino Visconti, un aristócrata nacido en Milán, quien era el conde de Lonato Pozzolo. Visconti fue un cineasta reconocido y vinculado al movimiento neorrealista italiano. Antes de rodar su primer largometraje estuvo radicado en Francia, donde conoció a Jean Renoir y recibió su influencia al trabajar como director asistente en la película Une partie de Campagne.

En Rocco y sus hermanos, filme de Visconti estrenado en 1960, se narra el melodrama que vive una familia humilde italiana proveniente del sur cuando se instalan en Milán y deben adaptarse a ese mundo industrializado que se vive en el norte del país. Esta cinta obtuvo el galardón a Mejor Producción en los premios David di Donatello, los más importantes del cine italiano. Esta fue una de las primeras películas en las que apareció en la pantalla grande la actriz Claudia Cardinale antes de adquirir fama a nivel mundial.

En 1963, Rota trabajaría nuevamente con Visconti, en una de sus producciones más recordadas, El Gatopardo, cinta que al igual que La dolce vita de Fellini, ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1963. La historia, basada en la novela homónima de Guiseppe Tomasi di Lampedusa, tiene lugar en la Sicilia de principios del siglo XX, y la película contó con las actuaciones estelares de Burt Lancaster y Claudia Cardinale. El Gatopardo es considerada como una de las películas esenciales del cine europeo de la década de los 60. La banda sonora compuesta por Rota es uno de sus trabajos más refinados y fue un elemento clave en el desarrollo del filme. 

8 ½ fue protagonizada por Marcello Mastroianni, quien también ocupó el rol principal en La Dolce Vita. En esta película, el actor encarnó a Guido Anselmi, un cineasta que vive un drama por sentirse incapaz de encontrar una nueva historia para su próxima película. El título del filme, estrenado en 1963, hace referencia a la cantidad de películas que Fellini había realizado hasta ese entonces, 6 largometrajes, 2 cortometrajes y 1 colaboración con otro director, Alberto Lattuada. Esa es la razón por la cual consideró que medio crédito era suyo en dicha producción. 8 ½ ganó el premio Oscar a Mejor Película Extranjera, así como el de Mejor Diseño de Vestuario.

Una de las bandas sonoras más célebres del repertorio de Nino Rota y una de los más recordadas y emblemáticos de la historia de la música para cine es la de la banda sonora original de la adaptación cinematográfica realizada por Franco Zeffirelli de la inmortal tragedia romántica Romeo y Julieta del legendario dramaturgo inglés William Shakespeare. Esta versión de Zeffirelli, estrenada en 1968, fue protagonizada por Leonard Whiting y Olivia Hussey, quienes tenían tan solo 17 y 16 años, respectivamente, al momento de la filmación. La cinta obtuvo gran éxito y se llevó 14 galardones a nivel internacional, entre los que se encuentran dos Óscar, dos Globos de Oro, un BAFTA y dos David di Donatello.

Para la composición de esta banda sonora, Nino Rota recurrió a la instrumentación de la época en que se desarrolla la historia y la unió con melodías contemporáneas. Dicha mezcla produjo un éxito rotundo, pues el inolvidable tema de amor, de gran belleza y melancolía al mismo tiempo, fue versionado en numerosas ocasiones y adquirió mucha popularidad. Este trabajo es uno de los grandes clásicos de la música para cine, a nivel general, y del género romántico en particular. Rota fue nominado al Globo de Oro y al BAFTA por dicha partitura.

Luego de trabajar con Zefirelli, otro de los grandes directores del cine italiano con los que tuvo oportunidad de realizar películas, Rota volvió a trabajar con su socio Federico Fellini, esta vez en una película basada en una obra del escritor y político Romano, del siglo I, Petronio, Satyricon. El filme fue titulado Satyricon de Fellini, pues el director quiso dejar en claro que era una libre adaptación de su autoría de esa obra en la que se recrean de manera fantasiosa las aventuras de dos adolescentes romanos llamados Encolpio y Ascilito, quienes fueron encarnados por los actores Martin Potter y Hiram Keler. 

Para la banda sonora de Satyricon, Rota realizó uno de sus trabajos menos convencionales, pues su estilo característico era el de la música romántica tonal y melodiosa. En este caso, el compositor optó por crear una partitura de música atonal en la que incluyó instrumentos asiáticos con el fin de representar la decadencia y el materialismo de la Roma de dicha época. Al igual que en otras producciones de Fellini, la idea era retratar la vacuidad o superficialidad de la capital italiana.

En 1970, Nino Rota compuso la banda sonora original de la película Waterloo, producción de Dino de Laurentiis, estrenada en 1970, que narra la historia sobre los preparativos y la batalla final de Waterloo que enfrentó a los aliados europeos con las tropas de Napoleón. En la partitura, hubo temas sinfónicos de tipo épico y otros más intimistas. Los reconocidos actores Rod Steiger, como Napoleón Bonaparte, Christopher Plummer, como el Duque de Welllington, y Orson Welles en el papel del Rey Luis XVIII de Francia, fueron los encargados de interpretar los roles principales de esta película, dirigida por el soviético Sergei Bondarchuk, y estrenada en 1970.

En 1972 se estrenó la película Roma, cinta de Federico Fellini quien rindió un tributo a la capital al hacer un recorrido por sus lugares más representativos y recrear a personajes que vivían allí. Escrita por el mismo Fellini y por Bernardino Zapponi, Roma contó con banda sonora original de Nino Rota, quien creó una partitura meramente ambiental en la que sobresale el tema que acompaña la larga secuencia del desfile de modelos eclesiales. Según el compositor, el tema que compuso era sencillo y estaba conformado por dos piezas breves que se repetían. Lo increíble es que a Fellini le gustó tanto que la repetía una y otra vez, para su sorpresa.

En ese mismo año, el italiano compuso la banda sonora original de la película El Padrino, clásica producción del director estadounidense de ascendencia italiana Francis Ford Coppola, basada en la novela de Mario Puzo. Esta película es considerada por muchos críticos como la mejor película en la historia del séptimo arte. Protagonizada por Marlon Brando, Al Pacino, Robert Duvall, Diane Keaton y Talia Shire, nombre artístico de la hermana de Coppola, esta película contó con música original de Nino Rota. El compositor creó una partitura impregnada del sonido de la música siciliana.

La película obtuvo tres premios Óscar, incluido el de Mejor Película, y aunque la banda sonora compuesta por Rota fue nominada en la categoría de Mejor Banda Sonora Original, a última hora fue rechazada porque el tema central ya había sido incluido por el compositor en la banda sonora de la comedia Fortunella, cinta estrenada en 1958, y la condición para que una partitura sea postulada es que sea completamente original. Sin embargo, Rota ganó un Grammy y los otros dos grandes premios de la música para cine, el Globo de Oro y el premio de la Academia Británica, el BAFTA. Rota dotó con su música de elegancia y nostalgia a la historia de los Corleone, una de las cinco familias que ejercían la Cosa Nostra, una sociedad secreta de la mafia siciliana, en la capital del mundo, Nueva York. 

El siguiente trabajo del compositor fue en Amarcord, cinta del legendario director italiano Federico Fellini. El título de este filme quiere decir “yo me acuerdo” en el idioma emiliano-romagnolo, lengua hablada en la región de Emilia-Romagna, en Italia. Nuevamente Fellini apeló a los recuerdos de su infancia para hacer una película y en este caso narró la historia de Titta, un joven adolescente que vivía en Borgo, una población ficticia que en realidad fue inspirada en el pueblo natal de Fellini, Rimini. La cinta transcurre en la Italia de los años 30, cuando el régimen fascista liderado por Benito Mussolini predominaba en el país europeo. Esta producción, estrenada en 1973, obtuvo el premio Óscar a Mejor Película Extranjera, el galardón a Mejor Película y el de Mejor Director en los David di Donatello, y en estas mismas categorías fue premiada por el Círculo de Críticos de Nueva York.

En 1974, Rota compuso la música de la segunda parte de El Padrino, película que se alzó con seis premios Óscar, el doble que su antecesora, y entre los galardones estuvo el de la categoría de Mejor Banda Sonora Original por el trabajo de Nino Rota, quien no estuvo presente en la ceremonia de entrega de los premios de la Academia. Tanto para esta como la primera parte el compositor contó con la colaboración del padre de Francis Ford Coppola, Carmine Coppola, quien años después, cuando Rota ya había fallecido, se encargó de musicalizar la tercera y última parte de la trilogía de El Padrino.

Al igual que en la primera película, Nino Rota continúo en la misma línea y compuso temas musicales de tono melancólico. En la segunda película se muestran los primeros años de vida de Don Vito, la cabeza de la familia Corleone, su llegada como inmigrante cuando era niño a Nueva York y su posterior vinculación con el mundo de la mafia. Robert De Niro, un actor poco conocido hasta ese entonces, interpretó el papel y obtuvo un premio Óscar en la categoría de Mejor Actor de Reparto. 

La banda sonora original de la película El Casanova de Fellini, cinta del director Federico Fellini, fue uno de los trabajos más destacados de Rota en la década de los 70. Al igual que en Satyricon, el compositor exploró otros sonidos provenientes de la música africana, oriental y asiática para musicalizar El Casanova, pues se quería reflejar el sonido que surge del interior de un pájaro mecánico que acompaña a Casanova a todos sus encuentros sexuales. El famoso amante del siglo XVIII fue interpretado en esta producción por el actor Donald Sutherland. A la postre, el filme obtuvo el premio Óscar a Mejor Diseño de Vestuario y Nino Rota se llevó el galardón David di Donatello por la banda sonora original que compuso para esta cinta estrenada en 1976.

La última producción en la que trabajarían Fellini y Rota fue Ensayo de Orquesta, en 1978. En palabras de Fellini, Rota era “alguien que tenía la rara cualidad de pertenecer al mundo de la intuición. Así como los niños, los hombres simples, las personas sensibles y la gente inocente, él podía decir cosas deslumbrantes. Tan pronto llegaba, el estrés desaparecía, todo se tornaba en una atmósfera festiva; la película entraba en una etapa feliz, serena y fantástica, cobraba vida”.

Nino Rota es sin lugar a dudas uno de los grandes maestros del arte de la música para cine. Aunque tuvo una carrera prolífica en cuanto a composición de obras clásicas, fue el cine el medio a través del cual se dio a conocer ante el mundo y dejó un legado de obras que son clásicos por ser de su autoría. El 10 de abril de 1979, cuando tenía 67 años, el compositor falleció en Roma. Después de su muerte se han publicado varios compilados con versiones de su amplio repertorio.

Domingos 4 y 11 de diciembre de 2011 - 10:30-11:00 p.m. (GMT -05:00)
Escuche el podcast de este especial en los siguientes links:

1 comentario:

Videos Musicales dijo...

Interesante información, gracias por postearlo.

 

musica 2010 musica 2011